pedra_seca_Sant_Boi_01

Actualidad

La Piedra Seca, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

lunes 3 de diciembre, 17:23h

Las montañas que rodean Sant Boi, el Montbaig, el Puig de l’Angla y el Pi de Cartón; y sus valles de Can Carreras y del Llor alberga un valioso patrimonio cultural de márgenes y cabañas construidas con la técnica de la “Piedra Seca” desde el tiempo de los íberos y que perduró hasta finales del s. XIX y principios del siglo XX.

Una candidatura conjunta de ocho estados europeos (Chipre, Grecia, Croacia, Eslovenia, Suiza, Italia, Francia y España) ha logrado la inscripción de la “Piedra Seca” en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en fecha 28 de noviembre de 2018.

pedra_seca_Sant_Boi_01

pedra_seca_Sant_Boi_02

“En el mundo rural de estos países y de España en conjunto, encontramos una gran cantidad de construcciones andamios con piedra que dan respuesta a múltiples necesidades existentes en la época en que se construyeron. Es la técnica que conocemos como “piedra seca” o “piedra en seco”. Esta técnica -o, mejor dicho, conjunto de conocimientos y técnicas- consiste en levantar cualquier construcción con piedras del entorno inmediato sin ningún material de cohesión, como la cal o el yeso. De esta manera se han erigido una gran diversidad tipológica de construcciones, en su mayor parte relacionadas con la economía tradicional agroganadera, la explotación del bosque y el abastecimiento de agua: cabañas o chozas, masías, márgenes , aljibes, balsas, escaleras, puentes, estructuras de caza, hornos de cal o de aceite de enebro, etc. Se trata de una arquitectura siempre integrada en el entorno, y que en algunas zonas se ha practicado con tanta profusión que ha contribuido decisivamente a la configuración del paisaje local.

La piedra seca se practica desde la prehistoria, sobre todo a partir del neolítico. En Cataluña tenemos numerosos testimonios, que se han producido ininterrumpidamente desde los íberos (siglo VI aC) hasta nuestros días. La “edad de oro” de la piedra seca en nuestro país -al igual que en Sant Boi de Llobregat, sin embargo, de cuando datan la mayoría de construcciones que aún permanecen en pie en la actualidad, va de finales del siglo XVIII hasta finales del siglo XIX. En esta época se incrementa notablemente la población y, fruto de la consolidación del sistema feudoemfitèutic de propiedad basado en la parcelación de la tierra, se reparten numerosas tierras del común y se ocupan prácticamente todas las tierras y zonas boscosas que hasta el momento habían quedado baldías.

Tradicionalmente los practicantes de esta técnica han sido personas que combinaban su trabajo en el campo o en el bosque con tareas puntuales de de levantamiento y restauración de construcciones utilitarias, aunque también había individuos y grupos especializados en las técnicas más complejas.

Con la crisis de los modos tradicionales de explotación de los entornos rurales, el primer perfil tradicionalmente el más generalizado- ha descendido de manera drástica, para dar paso a constructores especializados así como personas que aprenden y practican la técnica desinteresadamente de la mano de asociaciones culturales.”

pedra_seca_Sant_Boi_03

Fuente: L’art de la pedra seca: coneixements i tècniques

Fotos: Xavier Sánchez (El Marge)